Espacios culturares de Jesús María.

TORRE CÉSPEDES

En épocas de fuerte inmigración en la ciudad, se construyeron edificaciones de gran interés arquitectónico, algunas con una clara evocación de tierras lejanas. La Torre Céspedes es una de ellas, que sobrellevó, no sin daños, no sin mutilaciones, el paso del tiempo y al afán modernizador de las sociedades.

Su supervivencia la ha convertido en un bien patrimonial que alberga retazos de la historia de la ciudad. Este pequeño castillo, ubicado en pleno centro de Jesús María, en el parque de lo que es hoy el Club Social, parece surgido de un cuento y se ha convertido en un atractivo histórico-cultural, con un alto potencial turístico.

Su valor arquitectónico es incuestionable. La fachada, con su juego de perspectivas, permite admirarla desde cualquier ángulo. La armoniosa decoración interior y la composición de sus jardines permiten al visitante transportarse a otra época y jugar el juego que imaginó Gabriel Céspedes, cuando decidió traer un pedazo de su tierra, Alicante, a esta ciudad que también amó hasta convertirla en su patria.

MOLINO DE DOÑA PIPA

El lugar es un predio de prácticamente una manzana y media donde podemos encontrar el molino, el perchel y la casa de Doña Pipa, hoy convertida en casa de la música.

Estuvo a cargo de los Jesuitas durante los años 1618-1767. El padre provincial Pedro de Oñate compró la estancia en nombre de la Compañía de Jesús y descubrieron la importancia del manejo del agua y toda la infraestructura que había comenzado a construirse con el primer encomendero español, Pedro Deza.

En el predio, podemos ubicar a dos molinos hidráulicos, uno patrimonio municipal y otro privado, ubicado en la parte más alta frente al Museo. Los mismos se encuentran en la zona de amortiguamiento de la Estancia Jesuítica Patrimonio de la Humanidad.

Según estudios existentes sobre el proceso productivo en la Estancia a finales del siglo XVII y comienzos del siglo XVIII, la principal actividad fue la molienda de trigo y maíz, cuyas harinas se enviaban al Colegio Máximo y estos espacios, vestigios de esa historia de nuestros orígenes son los testigos.

Valor histórico del sitio.

  • Sector declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO en el año 2000.
  • Restos arqueológicos únicos en su tipo con una antigüedad cercana a los 400 años.

Valor urbanístico y ambiental.

  • Espacio verde urbano / parque /pulmón de la ciudad.

CASA GHERSI

Es una vieja casona de veraneo ubicada en la calle Ingeniero Olmos 453 . Se trata de una construcción del siglo XIX, de arquitectura residencial con características italianizantes. Su pórtico perimetral la define fuertemente.

En esa época era propiedad de la Sra. Rosario Piñero de Olmedo, EN EL SXX la vende a Nicolás Lazcano, que la escritura en el año 1904 Y en el año 1909, Nicolás Lazcano vende la propiedad al Sr. Tristán Avellaneda de quien se sabe fue funcionario del Gobierno de la Pcia. de Córdoba, escritor, y pariente del presidente Nicolás Avellaneda.

Tristán Avellaneda la vende a la familia Ghersi, cuyos herederos son los actuales propietarios.

Se desconoce la fecha exacta de su edificación. Una galería circunda la casa desde el frente hasta el poniente, con una baranda de hierro forjado con terminaciones de madera a la que se accedía por escalinatas de peldaños de mármol blanco, desde su frente por la cual se ingresa al actual Museo.

El 30 de Septiembre de 2014 se inauguró en sus instalaciones el “MUSEO DE LA CIUDAD “LUIS BIONDI”. En el antiguo comedor se ha instalado un pequeño auditorio, dos salas para recorrer la historia de la ciudad Y dos Salas para Exposiciones artísticas con muestras temporarias de profesionales y aficionados que se renuevan todos los meses.

Mirá todo lo que venimos
haciendo en Jesús María

Turnos
Pagos
Guía de trámites
Servicios
Reclamos
Agenda