Mujeres asadoras: Alejandra Casas y Gisela Moreno

Publicada en Publicada en Género

La Municipalidad de Jesús María, a través de la Unidad de Políticas de Género, decidió visibilizar algunas historias de mujeres de nuestra zona que dentro de su profesión, oficio, o labor lograron deconstruir estereotipos y acortar las brechas de género, siendo en algunos casos las primeras mujeres en asumir puestos, funciones, o recibir reconocimientos en su área.

Mujeres asadoras: Alejandra Casas y Gisela Moreno

Ellas fueron Campeonas Nacionales en el certamen de mujeres asadoras Marull 2019.

En este certamen las mujeres forman equipo en duplas, donde una es la fogonera y otra la asadora, ambas habían estado presentes en otros concursos similares anteriormente.

Consultamos a cada una de ellas por separado sobre su historia.

 

Alejandra Casas

Alejandra nos comenta en la entrevista: “A mí siempre me gustó la cocina criolla, llegué al certamen de mujeres asadoras, representando la municipalidad de Jesús María en un principio, luego de manera independiente. Fue una experiencia maravillosa.”

En relación a sus comienzos ella nos relata: “Aprendí mirando como hacían asados, mi padre y mi madre. Siempre me gustó la cocina criolla, y cocinar al fuego.” Además agrega: “Me apasiona hacerlo. Y descubrí, que las mujeres cuando nos proponemos, podemos hacer cosas, que se creían que solo era tarea de hombres y eso me llena de satisfacción.”

Le consultamos a cerca de las respuestas de su entorno al verla en esta actividad “A mi papá le costaba verme en ese rol que era de hombres hasta que un día en una carneada mi papá me encargó la parrilla. Mi mamá también es una excelente cocinera, pero ella sólo hacia asados en su trabajo allí la ayudábamos sus hijos en algunas oportunidades, ella trabajaba en una hostería y los turistas les sacaban fotos y hablaban con sus familiares sorprendidos de ver a una mujer en ese rol, pero eso era sólo en el trabajo, en mi casa la parrilla era potestad de mi papá.”

Anteriormente se había presentado en otros campeonatos, primero salió subcampeona en Córdoba en un torneo en Malagueño, luego salió campeona a Nivel nacional.

Le consultamos si considera que sería posible un campeonato mixto de asadores y asadoras. A eso refiere “Creo que estamos en igualdad de condiciones yo no tendría problemas en competir con varones, yo creo que ellos tampoco porque el mundo está cambiando”.

Para Alejandra hasta hace un tiempo la parrilla era más bien un hobby pero desde hace un tiempo también realiza el servicio de costillares asados campo afuera. Trabaja actualmente también como acompañante terapéutica y realiza actividades de equinoterapia.

 

Gisela Moreno

Gisela estudió gastronomía y luego se formó también como Bartender y Sommelier, es especialista en vinos argentinos. En relación a este tema, nos facilita un dato interesante en materia de género: en el certamen Organizado por la Asociación Argentina de Sommeliers (AAS) en el cual se elige mejor sommelier a nivel país que luego concursa a nivel mundial, las mujeres copan el podio, ya que desde el año 2002 sólo hubo un ganador varón.

En relación a sus comienzos nos relata: “Desde muy chica supe que lo mío era la gastronomía, el que me fue introduciendo en esto fue mi papá me decía, búscate una leñita, vení, condimentá vos la carne, con el tiempo fui aprendiendo y diseñando mi propio estilo.” Ella nos dice: “Me capacité y luego entré a trabajar en una parrillada de la zona, al poco tiempo de ingresar al trabajo me cedieron el lugar y me pusieron al frente de la parrilla, era para mí un gran desafío y una apuesta muy grande por parte de ellos, actualmente soy socia en esa parrilla.”

Sobre su participación en competencias refiere:  “Participé en varios encuentros como asadora, en una oportunidad representando al Festival de Doma y Folklore de Jesús María. El certamen de Marull fue una muy linda experiencia hasta la fecha seguimos en contacto y me invitaron a participar como jurado en el próximo certamen”.

Cuando le consultamos a cerca de la respuesta de la gente al ver a una mujer en ese rol de parrillera nos cuenta la siguiente anécdota: “Tuve muchas comentarios de clientes, en una oportunidad un  cliente me dijo: entré con miedo, pensé no sé qué vamos  a comer al ver una mujer en la parrilla y  la verdad me sorprendí, luego se disculparon los señores en la mesa, hoy son clientes frecuentes.”

Al finalizar Gisela nos dice creo que “lo más importante es poder hacer lo que te apasiona”

Si bien cada día conocemos más historias de mujeres que logran deconstruir estereotipos de género para dar prioridad a aquello que las apasiona.

Deja un comentario